Cerebro Reptil: ¿Por qué la pereza le gana a la práctica musical?

¿Cureptilantas veces te has propuesto practicar diariamente y no lo has logrado? Entérate de donde viene la pereza!

Existe un área del cerebro llamado “reptil”. Se compone de la parte superior de la médula espinal y los ganglios basales, el diencéfalo y partes del cerebro medio.

Todo esto se ubica encima de la columna vertebral en el centro de la cabeza.

El cerebro reptil dirige las necesidades básicas como el hambre, la sed, el sueño. Es de pensamiento lineal y robótico, no piensa, y aquí entra la PEREZA, la apatía, el conformismo y la mediocridad. Si quieres saber cómo revertir, sigue leyendo!

Esto quiere decir que, cuando eliges no practicar es tu cerebro reptil que te está dando la orden de no gastar energía. Por qué? porque te dice que guardes tu energía para sobrevivir y existir en la Tierra.
Se ha descubierto en la Universidad de Harvard que el cerebro es flojo y mediocre porque el cerebro reptil controla todas tus acciones (o la gran mayoría).

 

Si estás practicando piano, quiere decir que estás dominando al cerebro reptil gracias al sistema de valores que posees porque sino, estarías reposando en la cama, viendo televisión y comiendo “donas” quizás. Pero el sistema de valores es débil…

 

El cerebro reptil toma el poder y te secuestra, él es el que decide qué pasa con tu vida, mientras no seas conciente de esto, quién está al mando y al timón es tu cerebro reptil y no el sistema de valores.

 

Entonces, algo muy importante…

 

Cuando eliges no practicar, tu cerebro reptil te tiene secuestrado… no te permite crecer, avanzar, y dejar de lado la mediocridad. Ahora que ya sabes, por qué es que te da tanta pereza practicar, podrás elegir algo diferente… Seguramente, ahora ya no te dejarás vencer, cierto?

 

Tu sistema de valores tiene que ser más fuerte que tu cerebro reptil. Cómo puedes lograr controlar la apatía y la pereza? Siendo conciente y con hábitos.

 

Esta es propuesta: 30 días para desarrollar el hábito de practicar diariamente.

 

  1. Coloca ahora mismo una alarma de la hora que vas a practicar cada día.
  2. Coloca otra alarma una hora antes para caminar media hora. Caminar despierta el sistema nervioso y te energiza. Oxigena el cuerpo con el ejercicio y la respiración. Eso le ayuda a tu cerebro!
  3. El tiempo que te queda (la media hora restante antes de tu práctica) come frutas: manzana, frutillas, o fruta de estación (esto contiene fructosa que alimentará a tu cerebro y llenará de energía. Así estarás más activo y atento para tener una práctica exitosa. Yo como cinco frutas al día…

 

Sigue estos hábitos como una propuesta para que el cerebro reptil no te domine. Espero que este artículo te haya ayudado a clarificar como funciona tu mente!

 

Nos vemos en el próximo artículo!

 

Julia Lescano

 

 

Written by 

One Reply to “Cerebro Reptil: ¿Por qué la pereza le gana a la práctica musical?”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *